Accidentalidad en España - 1998

(Resumen Informe INSHT)

 

Introducción

El número total de accidentes que se produjeron en 1998 ascendió a 1.489.182, de los cuales, 806.819 causaron la baja del trabajador.

En 1998 continúa la evolución creciente iniciada en 1994, aumentando el número de accidentes en 157 mil, lo que supone un 11,8 por ciento de incremento respecto al año anterior, siendo dicho aumento superior al registrado en 1997. El crecimiento del número de accidentes afectó tanto a los accidentes con baja como a los sin baja, los primeros aumentaron en 84 mil, un 11,6 por ciento, mientras que los accidentes sin baja se incrementaron en 73 mil, un 12 por ciento.

El aumento de la siniestralidad durante 1998 se explica, en parte, por el aumento de la población ocupada, ya que aumenta la población expuesta al riesgo, pero este aumento de la población no justifica en su totalidad el incremento experimentado por el número de accidentes, puesto que el índice de incidencia, que relaciona los accidentes con baja ocurridos durante la jornada de trabajo con la población expuesta al riesgo, aumentó 3,4 puntos respecto a 1997, pasando de 64,9 accidentes por mil trabajadores a 68,3.

Los accidentes que causaron la baja del trabajador, que suponen el 54 por ciento del total, ocurrieron durante la jornada laboral en el 93 por ciento de los casos, y el 7 por ciento restante sucedió "in itinere", es decir, al ir o volver del trabajo; de los accidentes ocurridos durante la jornada laboral, el 85 por ciento tuvieron lugar en el centro de trabajo habitual y sólo el 15 por ciento en desplazamientos durante la jornada laboral o en otro centro de trabajo.

El número de jornadas no trabajadas durante 1998 a causa de la siniestralidad laboral fue de 18.405.508, cifra superior en un 1 por ciento a la que correspondió a 1997; de dichas jornadas, 16.665.448 correspondieron a accidentes ocurridos durante la jornada de trabajo y 1.734.060 a accidentes "in itinere". El aumento del número de jornadas no trabajadas fue proporcionalmente menor al aumento del número de accidentes, anteriormente citado, por lo que la duración media de las bajas, en el caso de los accidentes en jornada de trabajo, se situó en 22,1 días, cifra algo menor que la registrada el año anterior, que alcanzó 22,9 días.

Índice de Frecuencia: Es la relación por cociente, en tanto por un millón, entre los accidentes en jornada de trabajo con baja y las horas trabajadas por la población expuesta al riesgo.

Índice de Gravedad: Es la relación por cociente, en tanto por mil, entre las jornadas no trabajadas a causa de los accidentes con baja en jornada de trabajo y las horas trabajadas por la población expuesta al riesgo.

Además de estos índices, también se elaboran los índices de incidencia y de frecuencia de los accidentes mortales, que se diferencian de los índices totales en que los numeradores incluyen solamente el número de accidentes mortales y en que se expresan en tanto por cien mil trabajadores y en tanto por cien millones de horas trabajadas.

 

Accidentes de trabajo y jornadas no trabajadas según actividad económica

En términos absolutos, el mayor número de accidentes correspondió al sector Servicios, con el 39 por ciento del total, situándose a continuación la Industria, con el 32 por ciento y la Construcción, con un 23 por ciento, una cifra significativamente inferior registra el sector Agrario, con un 6 por ciento.

En cuanto a la distribución de los accidentes según gravedad, también corresponde al sector Servicios el mayor número de graves y mortales, con un 40 por ciento del total de graves y un 41 por ciento del total de mortales, a continuación se sitúan Industria y Construcción, la primera, con un 25 por ciento de graves y un 23 por ciento de mortales y, la segunda, con el 24 por ciento de accidentes graves y el 25 por ciento de mortales, correspondiendo al sector Agrario el 11 por ciento en cada caso.

Realizando el análisis sectorial en función de los valores de los índices, el comportamiento que se observa difiere substancialmente de la situación descrita anteriormente.

El valor más elevado del índice de incidencia corresponde a la Construcción, con 174,9 accidentes por mil trabajadores, siguiendo en importancia la Industria, si bien con un valor del índice bastante inferior, 106,7 por mil, y situándose a gran distancia los índices correspondientes al sector Servicios, con 45,1 accidentes por mil trabajadores, y Agrario, con un 38,1 por mil, ambos con valores inferiores al del índice medio del conjunto de los sectores cifrado en el 68,3 por mil.

El índice de frecuencia de accidentes mortales de ámbito nacional se cifró en 5,6 accidentes por cada cien millones de horas trabajadas, nuevamente es el sector de la Construcción el que presenta el valor más elevado, con 15,6, situándose muy por debajo la Industria, con 6,4, seguida de los sectores Agrario y Servicios, con 4,3 y 4 accidentes por cien millones de horas trabajadas, respectivamente. Por divisiones de actividad, los mayores valores del índice corresponden a "Transportes y comunicaciones", con 18,1 accidentes por cien millones de horas trabajadas, y "Energía y agua", con 12,3.

Respecto a las jornadas no trabajadas, la distribución por sectores difiere poco de lo dicho en relación con el total de accidentes, registrando la cifra más elevada el sector Servicios, con el 40 por ciento del total, seguido de la Industria, con el 30 por ciento, la Construcción, con cerca del 23 por ciento, situándose muy por debajo el sector Agrario, con algo más del 7 por ciento.

La duración media de las bajas para el conjunto de los sectores se sitúa en 22,1 días, inferior en ocho décimas a la registrada en 1997, correspondiendo la duración más elevada al sector Agrario, con 25,9 días de baja, y la menor a la Industria, con 21, siendo muy similares las duraciones medias en Servicios y Construcción, con 22,5 y 22 días de baja, respectivamente. En los accidentes graves, con una duración media total de 70,9 días de baja, el valor medio más elevado corresponde al sector de Construcción, con 78,7 días de baja, seguido de cerca por la Industria, con 75,8, y situándose más alejados el sector Servicios y el Agrario, con 65,8 y 60,8 días de baja, respectivamente.

 

Distribución territorial de los accidentes y de las jornadas no trabajadas

Un año más, es Cataluña la comunidad autónoma que registra mayor número de accidentes, con el 20 por ciento del total, seguida, en orden decreciente de importancia, por Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid, concentrándose en estas cuatro comunidades el 58 por ciento del total de accidentes, cifra muy similar a la de los últimos años.

Las elevadas cifras de accidentes ocurridos en las comunidades autónomas citadas están muy relacionadas con los mayores volúmenes de empleo que corresponden a las mismas, ya que cuando el análisis se efectúa en términos de índices, los resultados varían substancialmente, tal como se expone a continuación.

Por lo que respecta al índice de incidencia, las comunidades que registraron los mayores valores fueron Murcia, con 96,3 accidentes por cada mil trabajadores, Baleares, con 95,5, la Comunidad Valenciana, con 88,2 y Asturias, con 83,5; otras comunidades con elevada incidencia fueron País Vasco, con 76,4, Navarra, con 75,8, Canarias, con 75, Cataluña, con 74,8, y Castilla-La Mancha, con 72,3, todas ellas con índices muy superiores al del conjunto nacional, cifrado, como ya se ha expuesto antes, en 68,3 accidentes por cada mil trabajadores.

Las comunidades autónomas con índices de incidencia más bajos fueron Extremadura, con 49,8 accidentes por cada mil trabajadores, Madrid, con 50,2 y Galicia, con 56,4, situándose, asimismo, por debajo de la media nacional: Castilla y León, Andalucía, Aragón, y Cantabria.

Por lo que se refiere al índice de frecuencia, la posición relativa de las comunidades autónomas es muy similar a la descrita respecto al índice de incidencia, alcanzando los mayores valores Murcia, con 57,1 accidentes por millón de horas trabajadas, Baleares, con 55,6, Comunidad Valenciana, con 51,3, Asturias, con 45,2, País Vasco, con 44,6, Navarra, con 43,8, Canarias, con 43,7, Cataluña, con 43,2, Castilla-La Mancha, con 41 y La Rioja, con 39,4, todas ellas con valores del índice de frecuencia superiores al del conjunto nacional, que se cifró en 38, 9.

Las comunidades autónomas con mayor número de accidentes graves registrados fueron, Andalucía, con 2.369, cifra que supone casi el 22 por ciento del total; le siguen Cataluña, con 1.642 accidentes graves, Madrid, con 1.354, la Comunidad Valenciana, con 923, y Galicia, con 846, correspondiendo a las cuatro comunidades en conjunto el 66 por ciento de los accidentes graves ocurridos en jornada de trabajo.

En cuanto al índice de gravedad, el mayor valor se registró en Murcia, con 1,22 jornadas no trabajadas por accidentes por cada mil horas trabajadas, seguida de Asturias, con 1,19, Baleares, con 1,14, País Vasco, con 1,10 y la Comunidad Valenciana, con 1,06. Los menores valores del índice se registraron en Madrid, con 0,65, Extremadura, con 0,67, y Andalucía y Aragón, con 0,77 y 0,80, respectivamente.

Considerando los accidentes mortales, Cataluña fue la comunidad en la que se produjo el mayor número, con 156 fallecimientos por accidente laboral, seguida de Andalucía, con 149, Galicia y Madrid, ambas con 116, Comunidad Valenciana, con 90, el País Vasco, con 89, y, Castilla y León y Castilla la Mancha, que registraron 75 y 56 accidentes mortales, respectivamente, concentrándose en estas ocho comunidades el 68 por ciento de este tipo de accidentes. Las comunidades que presentaron menor número de accidentes mortales fueron La Rioja, con 10, Baleares y Cantabria, con 15, Navarra, con 20, y Extremadura, con 22 accidentes mortales.

Los mayores valores del índice de incidencia de accidentes mortales correspondieron a Galicia, con 17,9 accidentes mortales por cada cien mil trabajadores, País Vasco, con 15,5, Asturias, con 15,4, Castilla-La Mancha, con 14,9, La Rioja, con 13,3, Castilla y León, con 12,7, Navarra, con 12,4, Aragón y Cantabria, ambas con 11,6, y Murcia, con 11,2, todas ellas por encima del 9,8 en que se cifró el índice del conjunto nacional. Los menores índices de incidencia de accidentes mortales se registraron en Baleares, con 6 accidentes mortales por cada cien mil trabajadores, Canarias, con 6,7, Madrid, con 6,9, Cataluña, con 7,8, Comunidad Valenciana, con 8,2, y Andalucía, con 8,6.

La distribución de las jornadas no trabajadas por comunidad autónoma es similar a la de los accidentes, correspondiendo los mayores valores a Cataluña, Andalucía, Comunidad Valenciana y Madrid, estas tres comunidades concentraron, en conjunto, el 56 por ciento del total de jornadas no trabajadas, cifra análoga a la de años anteriores.

La duración media de las bajas registró los valores más elevados en Cantabria, con 26,7 días no trabajados por accidente, Galicia y Asturias, con 26,6 y 26,3, respectivamente, País Vasco, con 24,7, Extremadura, con 24,1, y Castilla y León, con 23,8, valores todos ellos superiores al 22,1 que corresponde al conjunto nacional. Las duraciones medias más bajas se registraron en Canarias, con 20,3 jornadas no trabajadas por accidente, Baleares, con 20,5, Comunidad Valenciana, con 20,6 y Cataluña, con 20,7.

 

Distribución de los accidentes según las principales características de ocurrencia de los mismos

Respecto al tipo de lesión, la distribución de los accidentes se mantiene en los mismos porcentajes que en 1997, tanto para el total de accidentes como para los graves y mortales. Las lesiones más numerosas fueron del tipo "Torceduras, esguinces y distensiones", ocasionadas en el 29 por ciento de los casos, seguidas de "Contusiones y aplastamientos", en el 19 por ciento, y "Otras heridas", en el 17 por ciento de los accidentes.

En los accidentes graves, las lesiones más frecuentes fueron "Fracturas", originadas en el 40 por ciento de los casos, seguidas a gran distancia de "Otras heridas" en el 10 por ciento de este tipo de accidentes y de "Contusiones y aplastamientos" y "Lesiones múltiples", ocasionadas, cada una de ellas, en el 8 por ciento de los accidentes graves.

En los accidentes mortales, el 42 por ciento de los mismos fueron ocasionados por "Lesiones múltiples" y el 26 por ciento por "Patologías no traumáticas", incluyendo estas últimas las lesiones de tipo infartos, derrames cerebrales, etc., que, si bien no son estrictamente accidentes de trabajo, se consideran como tales a efectos legales cuando ocurren durante la jornada de trabajo; asimismo, las "Conmociones y traumatismos internos" causaron el 11 por ciento de los accidentes mortales y las "Contusiones y aplastamientos" el 7 por ciento.

Respecto a la parte del cuerpo lesionada, destacan las "Manos", que fueron afectadas en más del 26 por ciento de los accidentes, seguidas de los "Miembros inferiores" (excepto pies), lesionados en un 15 por ciento de los casos, y los "Pies", en el 14 por ciento.

En los accidentes graves también fueron las "Manos" la parte del cuerpo más afectada, con el 23 por ciento de los casos, seguidas de los "Miembros inferiores (excepto pies)", con el 17 por ciento de este tipo de accidentes.

Considerando los accidentes mortales, en el 46 por ciento de los mismos se produjeron "Lesiones múltiples", en un 34 por ciento fueron afectados los "Órganos internos" y en un 13 por ciento resultó dañado el "Cráneo".

En cuanto a la forma en que ocurrieron los accidentes, el mayor número fue debido a "Sobreesfuerzos", que originaron el 25 por ciento del total de accidentes, siguiendo en importancia "Golpes por objetos o herramientas" y "Caídas de personas" - al mismo o distinto nivel - con un 19 y un 18 por ciento de los casos, respectivamente.

En los accidentes graves, el 32 por ciento de los mismos fue debido a "Caídas de personas", correspondiendo más del 23 por ciento a "Caídas a distinto nivel" y el resto a "Caídas al mismo nivel". Otra causa importante de los accidentes graves fueron los "Atrapamientos por o entre objetos", que ocasionaron el 14 por ciento de ellos.

En los accidentes mortales, más del 26 por ciento fue debido a "Patologías no traumáticas", ocasionando también un elevado número de accidentes mortales los "Atropellos o golpes con vehículos", el 26 por ciento, y las "Caídas de personas a distinto nivel", el 16 por ciento de los casos.

Respecto al agente material causante, el grupo denominado "Productos y materiales" ocasionó el número más elevado de accidentes, un 34 por ciento del total, destacando dentro de este grupo los "Productos metálicos" (clavos, alambres, chapas, etc.) y "Productos empaquetados", ocasionando, entre ambos, el 19 por ciento del total.

Otro grupo con elevada incidencia en la siniestralidad fue el de "Agentes generales", que fueron causa del 21 por ciento del total de accidentes, destacando en este grupo las "Superficies de tránsito o trabajo", con cerca del 10 por ciento.

Asimismo, cabe también destacar el grupo de "Medios de transporte", que fue causa del 9 por ciento de los accidentes, ocasionando los del tipo "Rodantes, excepto remolques y tractores" la mayoría de ellos, el 8 por ciento, y, en el grupo "Herramientas", las "Manuales", que causaron más del 7 por ciento del total.

Desde el punto de vista de la gravedad, los "Medios de transporte" fueron los que ocasionaron mayor número de accidentes graves, un 20 por ciento del total, y mayor número de fallecimientos por accidente laboral, un 37 por ciento, destacando el grupo "Rodantes, excepto remolques y tractores", dato que viene a confirmar lo señalado respecto al elevado número de accidentes mortales ocurridos por "Atropellos o golpes con vehículos". El otro grupo con elevada mortalidad, ya mencionado anteriormente, es el de "Patologías no traumáticas", las cuales ocasionaron el 26 por ciento de los accidentes mortales.

Teniendo en cuenta la hora de trabajo en que se produjo el accidente, contada a partir de la hora de inicio de la jornada, se mantiene la tendencia observada en los últimos años según la cual en la segunda hora de trabajo se produce el 21 por ciento de los accidentes y en la tercera el 17 por ciento,). Sin embargo, respecto a los accidentes mortales, y como viene siendo habitual, es la primera hora la que registra mayor número, con un 19 por ciento del total de los accidentes de este tipo, seguida de la sexta y la séptima horas, en las que se registran un 13 y un 11 por ciento, respectivamente, de los accidentes mortales.

 

Distribución de los accidentes según características de los trabajadores accidentados

Respecto a la característica sexo, cabe destacar que el 84 por ciento de los trabajadores accidentados son varones; teniendo en cuenta que los varones representan el 64 por ciento de la población expuesta al riesgo, la incidencia de accidentes laborales en los varones resulta ser, aproximadamente, cuatro veces la que corresponde a las mujeres.

Esta desigual incidencia puede explicarse, en parte, por el mayor peso que representa la población ocupada masculina en actividades con elevada incidencia de la siniestralidad laboral y el mayor peso de la población ocupada femenina en actividades con bajas tasas de siniestralidad. Así, en el sector Servicios, cuyo valor del índice de incidencia es muy inferior al del conjunto de los sectores, trabaja el 66 por ciento del total de la población asalariada femenina y sólo el 38 por ciento del total de la población asalariada masculina. Por el contrario, en la Construcción, que es el sector con mayor índice de siniestralidad, trabaja el 1 por ciento de la población asalariada femenina y el 11 por ciento de la masculina. Asimismo, en la Industria, con un elevado valor del índice de incidencia, los porcentajes anteriores son el 12 y el 22, respectivamente.

Atendiendo a la característica edad de los trabajadores accidentados, el mayor número de accidentes se produce en trabajadores con edades comprendidas entre 20 y 39 años, en los que se concentra el 61 por ciento del total de accidentes, siendo esta cifra similar para cada sexo.

A este respecto cabe señalar que la incidencia de la siniestralidad desciende al aumentar la edad. Así, la mayor incidencia corresponde al grupo de edades comprendidas entre los 16 y 19 años, con un índice de 140 accidentes por cada mil asalariados, al grupo de 20 a 24 años le corresponde una incidencia de 105 por mil, el grupo de 25 a 29 años registra una incidencia de 83 por mil, al grupo de 30 a 39 años le corresponde una incidencia de 72 por mil; por debajo del índice medio se encuentra el grupo de 40 a 49 años con una incidencia de 57 por mil, correspondiendo la menor incidencia al grupo de edad de 55 a 59 años cuyo índice se cifra en 23 por mil.

Atendiendo a la característica ocupación se puede observar que el grupo ocupacional con mayor porcentaje de accidentes laborales fue el de "Peones de la agricultura, pesca, construcción, industria manufacturera y transporte", con un 21,6 por ciento del total, seguido de "Trabajadores cualificados de la construcción, excepto operadores de máquina", con el 16,8 por ciento, "Trabajadores cualificados de las industrias extractivas, metalurgia, construcción de maquinaria y asimilados", con un 15,5 por ciento, y "Operadores de instalaciones y maquinaria, montadores y conductores", que registró el 13,4 por ciento de los accidentes; en conjunto, estos cuatro grandes grupos ocupacionales concentran el 67 por ciento del total de accidentes.

En la distribución de los accidentes según la duración del contrato del trabajador, el 57 por ciento de los trabajadores accidentados tenían contrato temporal y el 39 por ciento contrato indefinido, no pudiendo clasificarse el 3 por ciento restante.

Si se relaciona la distribución de los accidentes según la duración del contrato con la distribución de los trabajadores según esta misma variable, se observa que la incidencia de los accidentes en los trabajadores con contrato temporal triplica a la que corresponde a los trabajadores con contrato indefinido.

Analizando la siniestralidad laboral desde el punto de vista de la antigüedad en el puesto de trabajo, el 52 por ciento de los accidentes corresponde a los trabajadores con menos de 1 año de antigüedad, estando esta variable muy relacionada con la temporalidad en el empleo. Para los restantes tramos de antigüedad la proporción de accidentes que les corresponde es muy similar, oscilando entre el 17 por ciento para el tramo de 3 a 10 años y el 15 por ciento para el tramo de 10 años y más.

Volver al principio >>

Volver Atrás

© rrhhMagazine. El portal de los profesionales de Recursos Humanos y del Management. rrhhmagazine@rrhhmagazine.com