· 32027 Suscriptores · 413 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

La necesaria redefinición de la función directiva en la Administración Pública

Alejandro Parres García - 11/07/2002
Visitas: 658
Secciones:

RRHH

,

Management

,

Laboral

El arte de mandarMandar es un arte y no basta para ejercerlo con el instinto que más o menos acentuado poseamos para ello.

Hay que desarrollarlo conociendo y practicando los principios sancionados por la experiencia y los avances de las ciencias humanísticas.

Hay un principio que debemos considerar como fundamental y que debe estar presente siempre en el ánimo del directivo que se enfrenta diariamente a la toma de decisiones:

· La voluntad de vencer

Podemos reflexionar sobre dicho principio y comprobar su acción directa en los roles del directivo como responsable formal de una organización.

La voluntad de vencer debe entenderse como el firme propósito de cumplir su misión y conseguir los objetivos que le son asignados, cualquiera que sea la situación por desfavorable que ésta sea. Supone una total identificación con los valores de la empresa.

Dicho principio hace que el directivo no se deje amilanar por las situaciones adversas que se puedan cruzar en su camino, le infunde confianza en sí mismo que se traduce en una gran tenacidad y decisión para resolver.

Entre las competencias del directivo asociadas a éste principio encontramos:

El amor a la responsabilidad medido por la capacidad de asumir riesgos cuando las circunstancias que se dan en el entorno son inciertas y la serenidad para resolver situaciones difíciles.

El liderazgo o capacidad de influir en los comportamientos de sus colaboradores utilizando su habilidad para dirigir antes que su autoridad para mandar. El líder ayuda a los otros a trabajar con entusiasmo y presta especial atención al nivel de motivación de su equipo.

El espíritu de sacrificio por el que se está dispuesto a sacrificar intereses personales en pro del éxito de la empresa.

La voluntad de vencer hay que mantenerla a toda costa, implica fe en el éxito, tenacidad para alcanzarlo y actividad insuperable en la ejecución. De ella dependerán la determinación, la firmeza y la moral para conseguir alcanzar los objetivos de la empresa.

Cuando hablamos del arte de mandar hay que hacer una reflexión sobre el concepto de disciplina. La disciplina no solo hay que entenderla desde la posición del que manda, sino también de la posición del colaborador que obedece.

La disciplina no siempre es bien entendida y es difícil de definir. No tiene ningún mérito cuando por las condiciones del que ejerce el mando es gratificante y llevadera. La disciplina reviste su verdadero valor cuando la arbitrariedad y el error van unidas a la acción del mando y cuando el corazón pugna por levantarse en íntima rebeldía. Esa es la verdadera disciplina, la que hace asumir como propias las decisiones del jefe aún teniendo opiniones contrarias.

La disciplina implica lealtad hacia la persona que dirige. Hoy en día es vital que en las empresas predomine el trabajo en equipo, pero no hay que olvidar que hay algo que jamás se comparte, ese algo es la responsabilidad.

El mando para decidir debe tener información, esa información normalmente le es facilitada por su equipo de colaboradores, pero en el acto de la decisión se encuentra sólo y debe entrenarse para asumir esa soledad.

Para aplicar disciplina en forma descendente hay unos principios que debemos tener en cuenta:

  • Hay que mantenerse constante y sinceramente interesado por lograr el bienestar de sus colaboradores.

  • El ejemplo tiene gran influencia en el mantenimiento de la disciplina.

  • Nos debemos esforzar en conocer que es lo que piensa el subordinado, y esto solo se consigue hablando mucho con los miembros del equipo.

  • Las medidas disciplinarias deben tener la intención de corregir los errores y despertar en quién los ha cometido el deseo de mejorar.

  • Las sanciones deben aplicarse como último recurso y siempre hay que dar al subordinado la oportunidad de corregirse a sí mismo.

  • Cuando se aplica una sanción, un factor importante que debe considerarse, es el grado de intencionalidad que prevaleció al cometer la falta, y para ello siempre hay que dar la oportunidad al sancionado de expresar sus puntos de vista.

    • Cuando hay que reprender siempre hay que hacerlo en privado.

    Un jefe competente, que da ejemplo, que crea equipo y que valora a sus subordinados, normalmente consigue que a sus colaboradores no les suponga un gran esfuerzo seguir sus directrices y cumplir sus órdenes.

    El Mando sea cual sea su posición en el Organigrama de la empresa debe ejercer las funciones que le son propias. Dichas funciones son las siguientes:

    • Prever . Consiste en fijar claramente los objetivos a conseguir.

    • Planear. Es fijar el plan de acción.

    • Organizar. Es asignar a cada miembro del grupo claramente sus obligaciones.

    • Mandar. Es comunicar con firmeza la ejecución de las decisiones adoptadas.

    • Coordinar. Es establecer la armonía entre los miembros del equipo y sus respectivas tareas.

    • Controlar. Es asegurarse que todos y cada uno cumplen el plan trazado.

    • Evaluar. Es comprobar en que medida se han alcanzado los objetivos programados.

    Hay cuatro aspectos en toda empresa, departamento o equipo... que son índices del éxito o fracaso del ejercicio del mando:

    • El nivel de motivación

    • La disciplina

    • El espíritu de empresa

    • El grado de formación

    Estos cuatro aspectos hay que evaluarlos constantemente ya que constituyen el grado de eficacia de grupo y en cierta manera son interdependientes.

    La Motivación es la disposición de ánimo de la persona y está estrechamente ligada a las necesidades de cada uno.

    ¿Y como conocer las necesidades de los demás?...Verdaderamente no es fácil, las personas no exponen sus necesidades con claridad.

    Normalmente expresan necesidades implícitas de forma aparente.

    El Mando debe tener la habilidad de detectar dichas necesidades implícitas y transformarlas en explícitas, para poder satisfacer las necesidades reales de sus subordinados.

    ¿Cómo podemos detectar el nivel de motivación de cada persona?

  • Por su grado de entusiasmo

  • Por las reacciones ante las órdenes e instrucciones

  • Por la tendencia a propagar rumores

  • La Disciplina de la cual ya hemos hablado anteriormente mide la lealtad del subordinado y se refleja con la exactitud en el cumplimiento de las órdenes que se le dan.

    Una persona disciplinada jamás “ se salta “ a su superior ni le oculta sus opiniones.

    El Espíritu de Empresa es el orgullo de pertenecer a la empresa, al departamento, al equipo y tiene fiel reflejo en el entusiasmo que demuestra cada miembro del equipo.

    El Grado de Formación es el conjunto de capacidades y habilidades que cristalizan en un perfecto conocimiento de la profesión.

    Por último, no olvidemos la cuestión de los Estilos de Mando. Se debe ejercer el mando con el estilo adecuado. Es un error pensar que el estilo de mando debe ser siempre el mismo porque cada persona es como es.

    Los estilos son varios y van desde el autoritario, entendido como aquél que pone el énfasis principal en marcar de cerca al subordinado, vigilando el cumplimiento de las tareas, hasta la delegación que permite al jefe “despreocuparse” del rendimiento del subordinado.

    El estilo de mando va en función del grado de madurez profesional del subordinado, compuesta por una parte por el nivel de formación y adiestramiento frente a una tarea determinada y por otra por la actitud y predisposición del subordinado.

    Mandar es un arte que se puede aprender. Me pregunto porqué dentro de los programas de formación de las distintas carreras que se estudian en las universidades no existen programas encaminados a formar a los “futuros directivos”en la complicada tarea de dirigir personas.

    Comentarios

    Añadir comentarios en este artículo.
    Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
    Login
    email
    clave

    Ultimos Articulos

    13/11/2014 - Mi jefe no es un líder, ¿y el tuyo? - Sonia Rodríguez Muriel
    06/11/2014 - ¿Gestionamos Personas o Emociones? - Ángel Largo
    30/10/2014 - El quinto elemento de la innovación y el cambio - Andrés Ortega Martínez
    Grupo RHM de Comunicación
    rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
    canalrrhh.com - Videos de RRHH
    postgradum.com - Masters RRHH
    empresaformacion.com - Formación Subvencionada
    guiarrhh.com - Directorio RRHH
    red social latina - Redes Sociales RRHH
    Grupo RHM
    evaluacionesrh.com - Software RRHH
    quienesquienrh.com - Directores de RRHH
    RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
    rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
    red social española - Redes Sociales RRHH
    Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
    ©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.