· 32220 Suscriptores · 443 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

Las pensiones, fin del estado providencia

20/12/2016
Visitas: 1085
Secciones:

Laboral

,

Reforma Laboral

 1.Fin del Estado Providencia

La estructura actual del sistema de pensiones no permite asegurar el cobro de las mismas en un futuro. Es un sistema insostenible en las condiciones económicas y demográficas actuales.

Resulta fácil de comprender que con una población envejecida, gracias al aumento de la esperanza de vida, las cotizaciones de los que trabajan y cotizan no lleguen para pagar las pensiones de los jubilados. Un solo dato: cuando se estableció el sistema de pensiones, los jubilados cobraban la pensión durante cinco años de promedio. Ahora cobran la pensión durante más de veinte. Antes había cuatro cotizantes por jubilado, y ahora el ratio es de 1,5.

A todo ello hay que añadir que, la pensión media ha subido mucho, hasta casi 1000 euros/mes y que las pensiones en España son más que aceptables. La pensión media es similar a la media Europea, y las máximas son de las mayores de Europa.

Según la consultora Watson Wyatt, un jubilado a los 65 años en España con un sueldo bruto anual de 30.000 euros - lo que correspondería, con todos sus complementos y antigüedad, a algunos titulados medios, como por ejemplo maestros de primaria y a otros profesionales cualificados- percibe una pensión pública del 81% de su salario, es decir, 24.300 euros al año distribuidos en 14 pagas, lo que le convierte en un pensionista de élite si tenemos en cuenta que sólo delante de los españoles se encuentran los jubilados de Luxemburgo, con un 82%. Detrás quedarían Portugal (77%), Italia (75%), Austria (71%), Finlandia (60%), hasta llegar a los últimos puestos, ocupados por Irlanda (38%) y Reino Unido (30%). Si pasamos a observar lo que ocurre con un salario bruto anual de 50.000 euros (8 millones de pesetas) -lo que gana un mando intermedio-, Portugal arrebataría la primera posición a Luxemburgo, ya que siempre aplica el 77% para el salario de sustitución (la pensión que remplaza al sueldo del trabajador).

Hay que reformar el sistema, considera Antonio Suárez, Director general de Optima España, empresa especializada en planificación financiera. Suárez cree que "las cuentas no cuadran con un sistema de reparto. Nadie cobrará más de 1.400 euros en 2020”.

Hablar de pensiones superiores a los 2.000 euros dentro de siete años es “impensable” para Suárez. Una verdadera utopía. “El Sistema no aguantará tal y como está estructurado”. Y no duda en afirmar que  en el 2020 “la pensión máxima estará 1.000 euros por debajo de la actual” en España. Como poco.

Suárez lo achaca a una esperanza de vida cada vez mayor y a un menor número de cotizantes. “Nacen pocos niños, la población está muy envejecida, los jóvenes se marchan fuera, los inmigrantes regresan a sus países… Tenemos pocos cotizantes”, añade Noguera, Directivo de Optima.

La sostenibilidad financiera de la Seguridad Social en el medio y largo plazo es cuestionada constantemente porque sus ingresos –determinados por el nivel de empleo, los salarios y los tipos de cotización– son, a todas luces, insuficiente para costear el creciente gasto en pensiones.

Nuestro sistema de pensiones, en general, ha sido un buen sistema, pero ha tocado techo al depender del número de cotizantes, que cayó en picado con la crisis del 2007 y no se ha recuperado.

 

2. Aumento de la edad de jubilación y otras medidas a corto plazo

Algunas medidas para aplazar la caída del sistema son:

 -        Aumento de la edad de jubilación.

 Parece lógico que con el aumento de la esperanza de vida, también aumente la vida laboral, y más cuando a los 60 años, actualmente se es joven. Afortunadamente, vivimos mejor y no existen los trabajos penosos que existían antes. Así, todos los países de nuestro entorno han aumentado la edad de jubilación, de manera gradual. Esta medida, sin cambiar la estructura del sistema, no es suficiente.

 

-        Otra medida es, aumentar la base límite de cotización, que en la actualidad es de 3.600€, igualándola al sueldo real. Si un Señor cobra 5.000€ al mes que cotice por este importe. Es otra ayuda insuficiente.

 

-        Otras ayudas serían cubrir las pensiones no contributivas, como viudedad, orfandad y otras, con impuestos, y no con las cotizaciones de los trabajadores.

 

-        Debería aumentar la cuota obrera, no sólo para armonizar España con el resto de Europa, sino para responsabilizar más a los trabajadores

 

Los trabajadores creen que el Estado Providencia les solucionará todos los problemas. Problemas de salud, el paro, etc…Como he comentado, esto se acaba. El trabajador tiene que asumir que todo tiene un coste y que la solución que han encontrado los Estados más avanzados es la del co-pago. Copago sanitario, copago de la pensión, etc. Tenemos que responsabilizarnos de nuestro futuro.

Una primera medida es aumentar la cuota obrera a la Seguridad Social que es muy baja, y armonizarla con la de los demás países europeos.  La cotización por contingencias comunes (porcentaje del salario que se destina a financiar las pensiones contributivas y las bajas por enfermedad).

En conjunto, en España la Seguridad Social recibe el 28,3% del salario de cada trabajador para financiar estas prestaciones. Esto sitúa a España en la media europea (28,7%) pero muy lejos de las grandes economías comunitarias competidoras de la española. Así, en Alemania esta contribución conjunta de asalariados y empleadores el del 33,3%; en Francia, del 37,9% o en Italia del 31,5%. Los austriacos son los europeos con una contribución más alta, con casi el 40%.

Pero las mayores diferencias entre España y el resto de Europa se producen cuando se desagrega la parte que pagan los empresarios y los trabajadores.

Los asalariados españoles son los que menos aportan de entre las principales economías europeas. En concreto, su tipo de cotización por contingencias comunes –conocida como cuota obrera– es del 4,7%.  En Alemania, Francia e Italia, la aportación de sus trabajadores es del 17,1%, 10,2% y 7,2%, respectivamente. Subir dos puntos la cuota obrera sería una manera de concienciar a los trabajadores e incrementar los ingresos del Estado.

Por el contrario, los empresarios españoles se encuentran en la parte más alta del ranking de aportaciones a la Seguridad Social en Europa. Con un tipo de cotización del 23,6% por contingencias comunes (sin contar el resto de aportaciones al desempleo, formación etc.), los empresarios españoles son los que más aportan después de los suecos (23,9%), italianos (24,3%) y franceses (27,7%).

 

-        Eliminar la aportación a la Formación, tanto la parte patronal (0,60%) como la obrera (0,10%). Supone una gran cantidad de dinero que manejan Sindicatos y Patronal con resultados más que dudosos, y que sin embargo ha servido a menudo para desviar fondos de manera fraudulenta. El que quiera un curso que se lo pague o se lo pague la Empresa.

 

Todo esto, junto con la recuperación del empleo puede ayudar una temporada, pero no puede remplazar el cambio del sistema de pensiones actual, como ya han hecho en otros países. 

 

3.Responsabilizar más a los trabajadores. Cambiar la mentalidad de la población

 

  En España se vive al día. El ahorro para afrontar la vejez no entra en los planes de la mayoría de los españoles, ya sea por falta de previsión o incapacidad. “Pensamos que la jubilación está muy lejos hasta que nos acercamos a los 50”, plantea el director de Optima.

Hay que cambiar  esta mentalidad en dos sentidos. Primero, dejar de mirar al Estado como solucionador de cualquier problema o contingencia. Segundo, responsabilizando a cada persona sobre su futuro. Hace unos años, la gente dedicaba una parte de lo que ganaba al ahorro. Hay que volver a ello. Promover Planes de ahorro para cuando uno sea mayor y para cubrir contingencias inesperadas.  Un dato: Los 150 € mes de copitas y carajillos, colocados en un  fondo pensiones garantizado, supondría aproximadamente 400€ mes de jubilación.

 

4.Hacia un sistema de capitalización o mixto (reparto y capitalización), sostenible en el tiempo

Los países del norte de Europa ya han hecho este cambio y, actualmente, tienen los sistemas de pensiones mejor valorados por los expertos.

En algunos países del norte de Europa, como Dinamarca, Finlandia, Gran Bretaña, Holanda, Irlanda o Suecia, el sistema busca la libre elección por parte de los ciudadanos, aunque mantiene una base solidaria. Con esta modalidad, los trabajadores pueden elegir lo que crean más adecuado: un sistema universal de pensiones (cubierto por el Estado) u otro sistema profesional obligatorio generalizado de gestión privada.

Normalmente hay una pensión mínima cubierta por el Estado, y el resto por Fondos de Pensiones privados. 

Veamos el caso de Suecia. Durante la vida laboral, el trabajador aporta un 16% de su sueldo al sistema público de pensiones y un 2,5% a mutuas privada de su elección.
La pensión pública supone el 75% de la jubilación, y el resto le llegará de los fondos privados que haya contratado su empresa.
La pensión pública se fija anualmente, dividiendo la aportación al sistema entre la tasa de esperanza de vida y el indicador de crecimiento de la economía nacional.
Cuando la economía crezca, la pensión pública aumentará y cuando se contraiga, la pensión se reducirá. Así, en 2010, las pensiones se recortaron un 3% y en 2011 se redujeron un 4,3%.

En América Central y del Sur el sistema de pensiones es privado, obligatorio y de cuentas individuales de capitalización desde los años ochenta del siglo XX. En ese año se rompió con las prestaciones públicas basadas en el sistema de reparto. El caso más conocido es el de Chile, instaurado por Pinochet. Actualmente es cuestionado, pues se duda de la integridad de los gestores de los diferentes Fondos de Pensiones a elegir, que manejan millones de $.

La consultora Mercer elabora cada año su informe Global Pension Índex donde detalla el nivel del sistema de pensiones en 20 países de todo el mundo de acuerdo a tres indicadores: idoneidad,  de sostenibilidad e integridad. Aun así, la consultora afirma que: “cualquier comparación entre los sistemas es probable que sea polémica, ya que cada sistema ha evolucionado a partir de las circunstancias económicas, sociales, culturales, políticos e históricos particulares de ese país. No hay un sistema perfecto que pueda aplicarse universalmente en todo el mundo“.

 

 ¿Cómo saber si un sistema de pensiones es mejor o peor?

Atendiendo a los tres indicadores anteriores, se aplica un porcentaje a cada uno: 40% idoneidad, 35% sostenibilidad y 25% integridad. Cada uno mide ciertas características del país y de su sistema de pensiones para evaluar, en cierto modo, lo adecuado o no de cada sistema.

El índice de idoneidad representa los beneficios que se proporcionan actualmente, la sostenibilidad tiene su enfoque en el futuro y mide varios indicadores que pueden influir en la probabilidad de que el sistema actual sea capaz de proporcionar estos beneficios en el futuro y la integridad considera varios elementos que influyen en el gobierno y en las operaciones del sistema que afectan al nivel de confianza que los ciudadanos de cada país tienen en su sistema.

Según estas variables, los países con mejores sistemas de pensiones son:

Nivel A con un índice >80: es un sistema de pensiones potente y de primera clase que otorga excelentes beneficios a los pensionistas y resulta sostenible en el tiempo con integridad en su operación. Dentro de este grupo sólo encontramos a Dinamarca.

Niveles B+ y B con índices entre 75-80 y 65-75, respectivamente: es un sistema que tiene una estructura sólida con muy buenas características, aunque algunas áreas se podrían mejorar para eliminar la brecha con el nivel A. En este grupo tenemos a Holanda, Finlandia, Australia, Suiza, Suecia, Canadá, Singapur, Chile y Reino Unido.

Nivel C+ y C con índices de 60-65 y 50-60, respectivamente: se trata de un sistema con algunas ventajas pero con mayores riesgos y defectos que deben ser atendidos. Sin esas mejoras, la eficacia y sostenibilidad a largo plazo puede resultar muy cuestionable. Aquí tenemos a Alemania, Irlanda, EEUU, Polonia, Francia, Brasil, Austria y Sudáfrica.

Nivel D con un índice entre 35-50 (amarillo): es un sistema con características deseables, pero muchas debilidades y omisiones que deben ser resueltas. Su eficacia se encuentra en duda actualmente. Por último, dentro de este grupo tenemos a México, China, Japón, Corea, India, Indonesia e Italia.

 España no aparece en este informe debido a que no fue seleccionada como un país donde fuera posible medir las tres variables 

Este informe de los países con los mejores sistemas de pensiones no desvela los ingresos que provienen por parte del ahorro privado, por lo que es evidente que cuanto peor sea el nivel de las pensiones en un determinado país, mayor será el esfuerzo por ahorrar para la jubilación.

 

Síntesis

 

  1. Hemos llegado al fin del Estado Providencia
  2. El aumento de la edad de jubilación y otras medidas no son más que parches temporales
  3. Debería aumentar la cuota obrera, no sólo para armonizar España con el resto de Europa, sino para responsabilizar más a los trabajadores
  4. Cambiar la mentalidad de la población, responsabilizándola sobre su vida actual y futura y fomentando Planes de ahorro.
  5. Hay que ir hacia un sistema de capitalización o mixto (reparto y capitalización), sostenible en el tiempo


 Josep Miró

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave

Ultimos Articulos

19/09/2017 - Los Momentos de la Verdad en Recursos Humanos - Ángel Largo
07/06/2017 - La Credibilidad profesional - Ángel Largo
26/05/2017 - Ser feliz es una decisión solo apta para valientes - Sonia Rodríguez Muriel
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.