· 32298 Suscriptores · 326 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

Lecciones de liderazgo, ética y gestión en Giuliani

Secciones:

Psicología

,

Management

Lecciones de liderazgo, ética y gestión en Giuliani

La figura de Giuliani adquirió una especial relevancia en los acontecimientos del 11-S. Su actuación como alcalde de Nueva York al frente de la ciudad, ante la dimensión de la tragedia, no pasó desapercibida ante los norteamericanos ni la opinión pública occidental. Es sabido por todos que aquellos eran sus últimos días en la alcaldía de Nueva York. Los neoyorkinos parecían cansados de su gestión como alcalde durante ocho años, su popularidad había descendido en picado y las encuestas le eran muy desfavorables. El 11-S cambió el signo de Giuliani. Se convirtió en un personaje de referencia mundial. Y se dijo de él que ejemplificaba como nadie el liderazgo en situaciones de crisis.

Desde la ética nos interesa, especialmente, conocer qué principios rigieron su actuación y cómo estos se concretaron en la realidad. En la lectura de Liderazgo(1) , de reciente publicación, se encuentran algunas de las claves que explican el liderazgo, la ética y la gestión de Giuliani y su concreción en sus años como gestor público. El primer principio de Giuliani es la responsabilidad. Es el eje central de su liderazgo. Este consiste en la capacidad de dar respuesta eficaz a los retos diarios. Para poder ejercerlo, se presupone una formación sólida, siempre intentando aprender de los mejores (a través de experiencia directa con ellos o mediante el acercamiento a sus experiencias por la lectura como el caso de Churchill al que, según declaró en los medios, trató de imitar el 11-S), del trabajo intenso y constante, sostenido en una buena previsión y planificación. La responsabilidad como primer principio siempre quiso trasladarla a sus equipos, contagiar a sus colaboradores de la importancia de una gestión responsable: "todo el mundo es responsable, siempre" (p. 93). Un principio de este calado, era un mensaje nítido para todos sus equipos de exigencia e intensidad en las tareas encomendadas. Algunos de sus colaboradores más íntimos comentan la "dureza" del exalcalde, pero no podían echarle nada en cara porque su dedicación al trabajo era mayor que la de ninguno de ellos y su ejemplo se convertía, así, en un estímulo más.

Otro aspecto a tener en cuenta de la ética de Giuliani es su defensa de la libertad. Ciudadano en un país que tradicionalmente se ha proclamado adalid de las libertades, no llama especialmente la atención. Sorprende más cuando la libertad se concreta en el dominio de uno mismo. Así, afirma que "los líderes han de controlar sus emociones, aunque se encuentren sometidos a presiones" (p. 15). La necesidad de mantener un equilibrio en las emociones es fundamental para no verse desbordado en situaciones de fuerte presión a las que un líder se enfrenta diariamente desde distintas instancias. En este punto, poseer un carácter consolidado y una personalidad estable son factores indispensables para el liderazgo. El verdadero líder aguanta bien el "tirón" de la presiones internas y externas apoyándose en su carácter, buen juicio e inteligencia. De hecho, es dueño de sí mismo. Y para "ser dueño de uno mismo es muy importante hablar sinceramente y desde el corazón. Cuando doy un discurso o aparezco en un acto, soy la misma persona que cuando estoy con mi equipo o mis amigos" (pp. 253-254). Y añade, "ser dueño de uno mismo significa que nunca debes sentirte obligado a sacrificar tus principios" (p. 254). Ser coherente allí donde se va, sin rubor a manifestarse tal como se es y, sobre todo, sin renunciar a los principios en los que se sostiene una manera de ser y hacer. El líder respira coherencia -entre lo que dice y lo que hace-, comunica autenticidad, siendo fiel a sus principios sin renunciar a los mismos porque sería hacer dejación de sí mismo.

Así como una de las cualidades importantes para un líder es el autocontrol, otra igualmente necesaria es el autoconocimiento. De hecho, saber cuáles son sus fortalezas y debilidades. El líder como persona que es tiene sus carencias: no lo sabe todo, no lo hace todo bien. Es falible, porque es humano. Los líderes inteligentes son lo suficientemente humildes para primero, conocer y reconocer sus "gaps" y, segundo, para apoyarse en personas y equipos de su confianza que le ayuden en su cometido complementando, de este modo, sus limitaciones. El líder, aconseja Giuliani, debería rodearse de los mejores y de grandes personas. En la realidad que nos envuelve, conocemos líderes talentosos, brillantes pero llenos de vanidad o de orgullo. A largo plazo si se mantienen al frente de la empresa, lo acabará acusando la organización, el propio líder o su entorno más cercano.

Los auténticos líderes, en la construcción de confianza, con sus colaboradores o su equipo, la lealtad resultad virtud fundamental. Si la responsabilidad es respuesta eficaz a la gestión diaria, la lealtad es respuesta mutua ante los compromisos adquiridos, frente a los retos de gestión y los objetivos compartodos. Y, en este sentido, el líder se ha de comprometer a fondo con su gente. El primer paso hacia la lealtad lo de dar líder, sobre todo, cuando las circunstancias se ponen en contra de uno de sus colaboradores. Por eso, Giuliani, escribe: "Un líder que se distancia de su equipo a la menor señal de problemas tal vez salve algunos puntos en su índice de popularidad, pero no tiene mucha visión de futuro. Nadie quiere trabajar con una persona así. Las mejores personas no querrán trabajar para ti si se saben que cuando hay problemas los dejarás en la estacada" (p. 282). Y continúa: "Apoyar a alguien que está bajo el fuego es una cosa. Respaldar a una persona que realmente ha hecho algo malo es otra muy distinta. (...) Mi política es que la gente que trabaja para mí se merece el beneficio de la duda" (p. 286). Si el líder, dice el exalcalde, apoya a alguien de su equipo cuando es fuertemente contestado y no cede ante las críticas, tarde o temprano, estas desaparecerán y a cambio el aprecio conseguido al mostrar su lealtad perdurará.

Si quisiéramos enumerar las lecciones de liderazgo, ética y gestión en Guiliani -algunas apuntadas anteriomente- sólo tenemos que abrir los apartados enunciados en la segunda parte del libro para saber qué sugiere Giuliani:

  • Lo primero es lo primero
  • Prepararse incesantemente
  • Todo el mundo es responsable, siempre
  • Rodéate de grandes personas
  • Reflexiona, y luego decide
  • Promete menos y da más
  • Desarrolla y comunica convicciones firmes
  • Sé dueño de ti mismo
  • Lealtad: la virtud esencial
  • No te dejes intimidar
  • Estudia, lee, aprende por tu cuenta
  • Organizar en torno a un objetivo

Una lectura atenta de este libro nos descubre la figura de Giuliani, pero sobre todo su manera de pensar y actuar. Las personas metidas en el día a día de la empresa, tanto en un departamento de recursos humanos como si están al frente de equipos o gestionando en distintas áreas de la organización, encontrarán elementos de contraste para su gestión diaria. Sirva lo expresado en líneas anteriores como botón de muestra e invitación a su lectura.

(1)Rudolph W. GIULIANI (2002): "Liderazgo", Plaza & Janés, Barcelona

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave

Ultimos Articulos

Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.