· 32301 Suscriptores · 620 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

Sobre leyendas urbanas y sus sucedáneos

Secciones:

Management

,

Psicología

chica curvaPocas cosas hay tan universales como las leyendas urbanas. Esas historias de las cuales los protagonistas son siempre algún conocido de quien las cuentan y que nos acercan a unos relatos muchas veces escalofriantes y siempre con una lección entre sus líneas.

Pero estas leyendas cobran importancia y peso al presentarse como un hecho de rigurosa veracidad, ya que no dudamos de la fuente que distribuye dicha leyenda, y siempre es una historia que naturalmente podría ser cierta.

Es así como tomamos al pie de la letra sus recomendaciones subyacentes y, convertidos ya nosotros mismos en fuente de información, “pasamos” la historia a nuevos oídos.

De esta forma, nuestra vida va sorteando los obstáculos que nos ponen delante aquellas leyendas, adaptando ciertos comportamientos a los designios de tales historias: Primero dejé de ir a bailar temiendo por los ladrones de córneas o de riñones, quienes me dejarían tirada en una solitaria bañera llena de hielo con un mensaje en el espejo que diga: 'llama a emergencias o te morirás'.

Luego dejé de ir al cine por miedo a sentarme en una butaca con una jeringuilla infectada con SIDA.

Después dejé de contestar llamadas telefónicas temiendo que me pidan marcar '*9' y me llegue una cuenta telefónica astronómica porque me robaron la línea.

Dejé de comer pollo y hamburguesas porque no son más que carne de engendros horripilantes sin ojos ni pelos, cultivados en un laboratorio.

También doné todos mis ahorros a la cuenta de Brian, un chico enfermo que estuvo a punto de morirse unas 700 veces en un hospital.

Y si repasamos todas aquellas historias que nos han contado como ciertas, todas aquellas leyendas, veremos que tienen una relación estrecha con nuestros valores sociales y culturales, con cosas que nos resultan importantes, con valoraciones culturales.

"Las leyendas corporativas son las que marcan el ritmo del imaginario de la empresa"

Idéntico panorama nos encontramos en las empresas, cuyas leyendas corporativas son las que marcan el ritmo del imaginario de la empresa. De ellas se recoge la identidad, los tabúes y los miedos generalizados y planteados en forma de folklore institucional. Ellas se apoyan en los valores de las empresas, las prácticas sociales e individuales que derivan en una red de conductas generalizadas.

Ahora bien. Esta serie de leyendas que constituyen un extracto del clima interno, convive con los mensajes de carácter interno, formales e informales y que corresponde a la comunicación interna corporativa. Esta coexistencia no siempre tiene unos resultados tan positivos como cabe esperar: muchas veces las leyendas o folklore interno quitan oxígeno a la información interna hasta el punto de asfixiar cualquier comunicación verdadera que se desee llevar a cabo.

Esto sucede por la incompatibilidad de características intrínsecas de ambos casos: mientras que de las leyendas se desconoce la fuente que la genera, en la comunicación interna, esta fuente se identifica por la fiabilidad de quien la emite, identificada generalmente con los altos mandos de la empresa.

Además del hecho de la capacidad de control y de manipulación que destaca en cada caso: mientras las leyendas corporativas se comportan de manera similar al rumor, es decir, que son incontrolables y que van mutando a la medida de los cambios ambientales propios de la empresa, la información interna es mesurable, controlable en su fuente y feedback, así como en su contenido.

Muchas veces, estas leyendas vienen a sustentar ciertas creencias muy arraigadas en el imaginario corporativo. Y uno de los temas más comúnmente denunciado por los empleados de una empresa es, por ejemplo, la imposibilidad de brindar ciertas informaciones a sus superiores sin que esto suponga represalias de algún tipo.

Con este esquema mental en la psique colectiva, no es de extrañar que se “generen” historias de tal o cual empleado que fue despedido por haber contestado a una simple “pregunta trampa” de su jefe. Esta leyenda compone un nuevo y difícil escenario, al hacer inviable cualquier esfuerzo por conocer de forma pautada cuál es el clima de la empresa y el grado de vinculación y satisfacción de nuestros empleados.

La convivencia de estas comunicaciones nos hace reflexionar sobre la necesidad del conocimiento del comportamiento de ambas y de cómo sacar provecho en cada caso. Negar la existencia de este folklore interno nos podría acarrear problemas por el desconocimiento de nuestro entorno, y cómo esto influye en el comportamiento organizacional. Negarlo supondría negar una parte importante de las comunicaciones que nuestros empleados desarrollan en su cotidianeidad. Las leyendas y la información forman parte de un todo que nos habla de la personalidad de nuestros equipos de trabajo.

Para finalizar: alguien me dijo alguna vez que siempre había creído que sus males eran a causa de una cadena que olvidó seguir y por eso le había caído una maldición.

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave

Ultimos Articulos

11/01/2018 - Piensa bien……y seras mas feliz - Ángel Largo
02/01/2018 - El nuevo modelo de la Gestión del Talento - Roberto Luna
27/11/2017 - La felicidad, nuevo informe y reflexiones - Roberto Luna
19/09/2017 - Los Momentos de la Verdad en Recursos Humanos - Ángel Largo
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.