· 32297 Suscriptores · 1824 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

Baloncesto y gestión

Secciones:

Productividad Personal

,

Psicología

,

Management

Ha transcurrido ya cierto tiempo desde que finalizó el campeonato de Europa de Baloncesto. En el ánimo de todos los españoles estaba la esperanza de que nuestro equipo revalidara los laureles de triunfador del pasado mundial de Japón. No pudo ser y todos sufrimos una notable decepción.

Desde aquella victoria en Japón ha sido mucho lo que se ha escrito respecto a las posibles enseñanzas que para el mundo de la empresa y su gestión nos aportaba el comportamiento y modo de trabajar de nuestra selección de baloncesto.

Tras la derrota en la final del Campeonato de Europa, me vinieron a la cabeza muchas consideraciones que entiendo pueden tener su traslado al mundo de la empresa, pero también a nuestra vida cotidiana. ¿Y cuáles son estas reflexiones?

Creo que a nadie se le escapó observar como, sobre un jugador, recayó la responsabilidad del liderazgo en la cancha y, como tal, actuó asumiendo esa responsabilidad. Hasta el punto de que el lanzamiento final recayó sobre sus espaldas.

¿Es esto bueno para un equipo? Para cualquier equipo es bueno que exista un liderazgo. Lo que no es bueno es que ese liderazgo tenga que hacer de todo y llegar casi a sustituir al equipo.

Si esto sucede cuáles son los resultados:

- Se deposita sobre una sola persona una enrome responsabilidad que habitualmente le acaba desbordando.

- Se corre el riesgo de diluir las responsabilidades del resto de las personas que componen el equipo.

Creo que algo de esto sucedió en el partido de la final. Estamos hablando de un colectivo de profesionales de alto nivel. Por tanto, cada uno debería saber y conocer su papel en el desarrollo del equipo.

Mucho de esto sucede con frecuencia en el seno de las empresas. Se traspasa demasiada responsabilidad sobre alguien, se diluye la del conjunto y al final el resultado suele ser el desastre. Se quema a la persona que asume el papel de liderazgo y el desarrollo del equipo se estanca. Hemos de aprender que no existen los ‘Supermanes’ ni los genios universales. Esto no deberíamos olvidarlo nunca.

Conviene recordar que en Japón ese mismo jugador no participó en el partido final y el resto del equipo asumió cada uno sus responsabilidades. Y esto no significa que el jugador no sea un excelente líder. Lo es. Sin embargo, los líderes necesitan ayuda para ejercer su liderazgo. Si todo o casi todo se descarga sobre ellos acaba pasando lo que sucedió; se asume casi todo el trabajo y eso no da tiempo a realizar el trabajo que el liderazgo exige: coordinar y organizar para obtener resultados.

Esta situación nos permite sacar dos conclusiones importantes:

- Ser buen líder supone decir en un determinado momento “basta”. Seguir por ese camino nos lleva al error.

- Cuando se forma parte de un equipo y se tienen unos roles claramente asignados, deben desarrollarse por el bien del equipo y asumir las propias responsabilidades. De no hacerlo, los resultados nunca serán positivos. Alguien debe advertir que eso está pasando y proponer soluciones.

También se plantea otra reflexión alrededor de la derrota. La pregunta a formular es ¿Qué opinan los expertos deportivos respecto a lo que pasó en el partido de la final?

Después de escuchar y leer los análisis de los especialistas del deporte del baloncesto, parece que es posible encontrar un punto común.

Según ellos a España le agobió en exceso, en el último partido, la responsabilidad, el ambiente, el jugar en España, la fiesta final que se organizaría si se proclamaban campeones y las tremendas expectativas de muchas personas, tanto aficionadas como no aficionadas al baloncesto, aunque aparentemente la motivación era impresionante.

Podríamos interpretar que estábamos ante unos elementos motivacionales de primer nivel (autorrealización) de acuerdo con la pirámide de la motivación de MASLOW. Pues bien, parece que esos elementos motivacionales se convirtieron en un elemento rompedor del necesario equilibrio y serenidad que cualquier equipo necesita para poder trabajar con el objetivo de conseguir resultados. Entonces, ¿es posible que esa alta motivación se pueda convertir en un tremendo factor de desestabilización y de bloqueo?

Aparentemente sí. Y ese bloqueo parece que es lo que pudo motivar ese comportamiento de no equipo y de asignar excesivas responsabilidades a un solo jugador. Es decir, es una presión que se ha cargado el trabajo del liderazgo y de la gestión del equipo.

Claro está, que también podemos darle la vuelta a la conclusión o enfocarla de otra manera. Una adecuada gestión del liderazgo y del trabajo de equipo podría haber significado la superación de la presión.

En cualquier caso, el resultado fue el que fue. ¿Podemos sacar lecciones de todo ello para el mundo de la empresa? Honestamente creo que sí. Sospecho que en la realidad empresarial situaciones como esta se dan con bastante frecuencia.

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave

Ultimos Articulos

11/01/2018 - Piensa bien……y seras mas feliz - Ángel Largo
02/01/2018 - El nuevo modelo de la Gestión del Talento - Roberto Luna
27/11/2017 - La felicidad, nuevo informe y reflexiones - Roberto Luna
19/09/2017 - Los Momentos de la Verdad en Recursos Humanos - Ángel Largo
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.