· 32692 Suscriptores · 375 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

Estrategias para el Liderazgo Femenino

Giorgio Nardone - 13/09/2011
Secciones:

Psicología

,

Conciliación

Estrategias para la vida personal y profesional

Hace muchos siglos, el filósofo estoico Epicteto afirmaba: “Acusar a los demás de las desgracias propias es la vía de la ignorancia; acusarse a sí mismo significa empezar a entender; dejar de acusar a los demás y a uno mismo es la vía de la sabiduría”.

Hablar a las mujeres de sus errores como se hace en mi reciente libro “Los errores de las mujeres en el amor”, no significa declararlas culpables absolutas de sus desastres sentimentales, sino que, más bien, lo que se pretende es hacerles ver aquellos que, en tal o cual dinámica, poseen más recursos y poder para conseguir un cambio constructivo.

La reacción más habitual de las mujeres al leer este libro es preguntar: ¿Y el hombre?, refiriéndose a las carencias masculinas a la hora de gestionar sus relaciones sentimentales.

Esta típica forma de oposición argumentativa, que desplaza la atención hacia el otro y a sus culpas, como bien saben los expertos en 'problem solving', es el primer paso hacia una tipología errónea de resolución de problemas, pues elude el necesario análisis de los errores propios antes de pasar a la valoración de los de los demás.Como dijo Gandhi: “Si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo ” .

Lo que quizá legitime más que cualquier otro argumento el hecho de referirme a las mujeres en lugar de a los hombres, es que son ellas quienes se quejan en serio de sus insatisfacciones sentimentales. Raramente oímos a un hombre quejarse de sus decepciones amorosas, mientras que las mujeres lo hacen continuamente. Y, como es bien sabido, la primera regla para un 'problem solver' es la de tratar de ayudar a quien se queja del problema.

Además, al ser las mujeres, respecto a los hombres, más proclives a la autocrítica, en cualquier intento de resolución de un problema adoptarán, sin lugar a dudas, el rol del más colaborador y dispuesto al cambio.

Este libro es un intento de formalizar los guiones sentimentales de las mujeres y de ofrecer soluciones para afrontar lo que parece inafrontable. Se trata de dinámicas que se repiten sin un tiempo o una justificación aparente.

Los guiones rígidos disfuncionales que se convierten en errores o trampas, se verifican tanto en el ámbito personal como en el profesional y no son papeles que la persona elige interpretar, sino acciones y reacciones propias fruto de su estilo personal. Por este motivo tienden a mantenerse constantes cuando se cambia de pareja, de ambiente laboral o de rol profesional.

Ninguno de nosotros puede evitar construir un estilo de gestión de la realidad único, basado en su propia experiencia, que con el tiempo recompone como un rompecabezas, mediante la recomposición de las modalidades que han demostrado ser capaces de producir los resultados deseados en determinados contextos.

Hablando en términos teatrales, el problema surge cuando el intérprete ya no logra cambiar su personaje, cuando el papel ya no puede cambiarse más, pues el actor se ha encasillado en él.

Esto ocurre cuando se insiste en el mismo guión incluso ante el fracaso, cuando se tiene la incapacidad de cambiar esa serie de actitudes y comportamientos que alimentan las disfuncionalidades de las relaciones personales y profesionales.

Si las mujeres se animan a hacer uso de sus capacidades de autocrítica y de predisposición al cambio, aprendiendo a utilizar las estrategias y las herramientas que el Modelo de Comunicación y 'Problem Solving' Estratégico pone a su disposición, podemos empezar a asistir, en breve, a una verdadera y firme trayectoria hacia el Liderazgo Femenino.

El seminario que brevemente impartiré en Barcelona estará orientado a ilustrar cómo el Liderazgo Femenino, para ser efectivo, debe pasar a través de la capacidad de la mujer líder para gestionar y no padecer sus tendencias emotivas y afectivas porque, habitualmente, los guiones relacionales que se establecen en el ámbito profesional son también influenciados por el propio estilo de vida y por las propias modalidades adquiridas a lo largo del tiempo.

El liderazgo femenino a diferencia del liderazgo masculino, debe tener especialmente en cuenta la propia dinámica emotiva interna y, por eso, se vuelve necesario formar a la mujer líder en la capacidad de gestionarse para saber gestionar los otros.

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.