· 32692 Suscriptores · 395 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Articulos

La Teleformación

Secciones:

Formación

,

E-learning

,

Formación

Las Nuevas Tecnologías al servicio de la formación continua de los profesionales

El auge de las Nuevas Tecnologías de la Información (NTI) y, en especial, de la red Internet, ha propiciado la aparición de nuevas posibilidades en los campos del comercio, el trabajo, la enseñanza y las relaciones sociales.

El comercio electrónico, las redes corporativas y el teletrabajo, son sólo una muestra de las aplicaciones, surgidas en los últimos años, que están experimentando un rápido crecimiento sin haber alcanzado aún su apogeo. Si se consultan las revistas y la prensa escrita, incluso sin ser especializada, no es difícil encontrar artículos y noticias referidas a nuevos servicios o experiencias en estos campos.

Uno de los ámbitos en los que más expectativas se están creando es en el de la formación. Las NTI permiten sobrepasar muchas de las limitaciones de hace unos años, al facilitar el uso de las redes la utilización, distribución y acceso remoto a materiales en formato digital, y, además, hacer posible eliminar las barreras de espacio y tiempo.

En concreto, el crecimiento en la utilización de Internet, ha supuesto un nuevo impulso a la educación a distancia, ya que, aunque los materiales de estudio habían evolucionado mucho en los últimos años, la interrelación entre alumnos y profesores estaba limitada al empleo del teléfono, el fax y las tutorías presenciales.

El desarrollo de vídeos y, especialmente, de materiales multimedia en formato CD-ROM, mejoraron en gran medida el valor de la documentación empleada anteriormente, ya que permitieron incluir imagen en movimiento y sonido. Además, aumentaron su interactividad al permitir al alumno adaptar los contenidos a su propio proceso de aprendizaje.

No obstante, ha sido la popularización del correo electrónico, la que ha conseguido mejorar las relaciones profesor - alumno y alumno - resto del grupo en las actividades de formación.

Ya no es necesario limitarse a un horario para poder realizar consultas al profesor, ni siquiera hay que depender de un fax, herramienta que si bien está plenamente incorporada a las empresas, raramente se encuentra en los hogares.

A cualquier hora del día, los alumnos pueden plantear dudas o enviar actividades sabiendo que el tutor podrá leerlas cuando se descargue sus mensajes de correo electrónico.

Este servicio de Internet, unido a otros como páginas "web", foros de discusión y charlas en directo, han propiciado el desarrollo de la teleformación.

 Las características fundamentales que definen la teleformación son:

  • La distancia.
  • El uso de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación.

Dentro de estas dos notas definitorias se reúnen una gran variedad de experiencias, ya que la teleformación abre un abanico de modalidades formativas:

  • Paquetes cerrados de autoformación, en los que el alumno con escaso o nulo contacto con el profesor puede seguir su proceso de aprendizaje a través de diversos materiales y pruebas de autoevaluación;
  • Telepresencia: enseñanza a distancia que se realiza de manera síncrona, es decir, que profesor y alumnos se conectan desde lugares diferentes pero en el mismo tiempo, normalmente a través de videoconferencia o transmisiones vía satélite;
  • Combinación de asincronía-sincronía, actividades formativas que combinan momentos asíncronos (en los que el alumno no tiene por que conectarse al mismo tiempo que el profesor ni realizar las actividades en tiempos prefijados) con momento de telepresencia;
  • Enfoques más o menos interactivos, de acuerdo a la frecuencia y la calidad de las comunicaciones entre profesor-alumno y entre los propios alumnos;
  • Modelos flexibles, especialmente dirigidos a la formación continua de adultos que tienen la posibilidad de elegir entre un amplio abanico de propuestas y decidir el ritmo de su aprendizaje:
  • Integración de diferentes productos multimedia, desde la utilización exclusiva de una herramienta (Internet o videoconferencia, por ejemplo) a la combinación de variados productos y herramientas (por ejemplo, CD-Rom, Internet, vídeo y videoconferencia). 

Los medios telemáticos facilitan la ruptura de esquemas fijos espacio-temporales y posibilitan al alumno la distribución de su esfuerzo de acuerdo con su modo de vida y su contexto. De esta forma, el lugar y el tiempo de acceso no son relevantes cuando hablamos de teleformación.

El lugar de realización de la formación puede pasar a ser el centro de trabajo, ya no es necesario el alquiler de salas en un hotel o en una institución de formación, así como desaparecen los desplazamientos con el consiguiente lucro cesante traducido en pérdida de horas de trabajo.

En cuanto al tiempo, la asincronía domina en las experiencias de teleformación, aunque también hay experiencias en las que el tiempo de aprendizaje está determinado por la herramienta que se utiliza (es el caso de las charlas en la red y la videoconferencia).

A estas características hay que añadir el potencial de interactividad que aportan las redes, pues permiten el intercambio de información entre alumnos y profesores, de forma rápida y ajustada a las situaciones de aprendizaje.

La teleformación es útil en diferentes ámbitos, normalmente destinados a personas adultas:

  • Formación de grado (universitaria y no universitaria).
  • Formación de postgrado (especialización y master).
  • Formación continua, con un abanico ilimitado de temas y diferente grado de profundización en sus contenidos.
  • Formación ocupacional, ligada al desempeño o capacitación para un puesto de trabajo.
  • Formación para discapacitados, sin otras posibilidades de interacción.

Por la variedad de campos que abarca y las posibilidades que permite la distancia y la flexibilidad de tiempos, la teleformación permite aumentar el número de posibles destinatarios de cursos. Así, entre los colectivos a los que sirve especialmente la Teleformación ( y ciñéndonos estrictamente a su aplicación a los Recursos Humanos y la formación continua de los profesionales) están: 

ü Los trabajadores que, con escasez de tiempo disponible debido a su jornada laboral, desean contar con una cualificación más elevada, ya sea por necesidades del reciclaje en su función dentro de la empresa, o bien para conseguir habilidades o formación en campos ajenos a su labor cotidiana. 

ü Los directivos y titulados que precisan de especialización a medida de las propias empresas, para facilitar la introducción de procedimientos, técnicas o conocimientos más productivos en la formación continua de los trabajadores. 

La teleformación facilita la formación continua (necesidad de la sociedad actual provocada por la rápida evolución de los conocimientos y de las tecnologías), rompe las barreras de acceso a la educación (barreras geográficas, por incompatibilidad con el horario de trabajo, por escasez de tiempo,...) y favorece la participación de todos los implicados en la formación, dando a todos los alumnos la oportunidad de expresarse y favoreciendo una atención individualizada por parte de los profesores.

Considerando el punto de vista de las empresas, la teleformación presenta las siguientes ventajas específicas:

  • La posibilidad de ofrecer permanentemente a sus trabajadores la formación adecuada, sin necesidad de desplazamientos ni de ausentarse del puesto de trabajo.
  • La reducción de los costes derivados de dichos desplazamientos para asistir a cursos de formación y del ya mencionado lucro cesante provocado por las horas de trabajo perdidas.

Hay que ser conscientes de las dificultades que el alumno puede encontrar y que han sido la causa del elevado número de abandonos en la enseñanza a distancia tradicional: 

  • La soledad
  • La falta de estímulo
  • La pobre interacción eficaz con el grupo y la institución
  • Las pocas posibilidades de intercambio y trabajo en grupo

La teleformación puede ayudar a paliar estos inconvenientes. Para ello necesita ser muy cuidadosa en el diseño pedagógico del producto, intentando:

  • Personalizar las comunicaciones entre el profesor y el alumno de modo que no se sienta tratado de forma estereotipada; se sienta conocido, seguro y evaluado; se sienta parte de un grupo, que pueda realizar trabajos con sus compañeros y pueda contrastar sus avances, ideas y opiniones, con los de la clase; tenga acceso personalizado para solucionar sus problemas educativos o administrativos, es decir, que tenga siempre una persona de referencia con la que se puede comunicar de forma fácil y la seguridad de que va a recibir respuesta rápida.
  • Poner a disposición del alumno los medios habituales de apoyo de un centro formativo tales como: documentación complementaria, bibliografía u otros como charlas, conversaciones o conferencias.
  • Emplear profesores y tutores, con suficiente experiencia en la formación presencial, pero preparados para intervenir como formadores "online".
  • Usar toda la potencia Multimedia para diseñar nuevas formas de acceder a los contenidos de la enseñanza, distintas a las tradicionales, en lugar de limitarse a “verter” en un formato Multimedia unos contenidos ya existentes. Esto es especialmente válido para: Consultas a bases de datos, enlaces hipertexto y uso intensivo de simulaciones.
  • Proporcionar apoyo y ayuda técnica a través de determinadas figuras o servicios de modo que, tanto profesores como alumnos, se vean libres de la angustia ante las dificultades técnicas y puedan centrar su atención en el proceso de enseñanza-aprendizaje en juego.
  • Crear contextos atractivos para el aprendizaje a través de entornos telemáticos que permitan disponer de toda la información necesaria para el mismo así como faciliten la interacción entre todos los participantes de un modo más sencillo.

Por tanto, se hace necesaria una renovación de los métodos y contenidos para que la teleformación no se convierta en un simple cambio de soportes tecnológicos, sino que aproveche las nuevas posibilidades tecnológicas para utilizar procedimientos pedagógicos que consigan los mismos o mejores efectos que la educación presencial.   A la gran variedad de soportes, redes y contenidos desde un punto de vista tecnológico, se añade la diversidad de contenidos educativos, así como los diferentes colectivos y sus disponibilidades de tiempo, lo que hace que el número de variantes teóricas que puedan darse sea muy elevado.

Sin embargo, desde un punto de vista pedagógico, podríamos considerar dos grandes modalidades: la autoformación tutorizada y la clase virtual online.

  • La autoformación tutorizada. Pedagógicamente, su metodología es similar a la de la enseñanza por correspondencia aunque con el uso de nuevas tecnologías. El alumno recibe una documentación, debe realizar unos ejercicios que debe enviar periódicamente a un tutor al que puede realizar consultas. La documentación se realiza en Multimedia, normalmente en CD-ROM. La tutorización también puede permitir la relación del grupo de alumnos a través de una intranet más o menos sofisticada. Exige un gran esfuerzo económico en la elaboración de la documentación. 

Esta modalidad da gran libertad al alumno en el ritmo de avance del curso, pero le exige una gran autodisciplina, por ello existe en este tipo de enseñanza a distancia un gran índice de abandonos.

  • La clase virtual. Pedagógicamente, se basa en la consecución de los objetivos formativos por la interacción profesor-alumno y entre alumnos a través de medios telemáticos, consiguiendo los aspectos motivacionales que se dan en una clase presencial.  

Pueden establecerse dos grandes modalidades: la síncrona cuando la interactividad de los alumnos y el profesor se producen simultáneamente, y la asíncrona cuando no es así.

La clase virtual síncrona precisa de necesidades tecnológicas cuyo coste no justifica los resultados obtenidos, aunque su desarrollo va a ir creciendo (TV digital, Red de Banda Ancha, etc.). Pierde la gran ventaja de la libertad en el momento de trabajar.

La clase virtual asíncrona recrea una verdadera clase apoyada en documentación impresa normal o en material multimedia con interactividad vía correo electrónico y ocasionalmente telefónica.

En enseñanza presencial, el contexto que la acompaña refuerza el interés del alumno por la actividad formativa, pero también la teleformación puede generar contextos atractivos para el aprendizaje, a través de los cuales el alumno puede evitar la sensación de soledad y aislamiento asociadas a la no coincidencia espacio-temporal y participar en “comunidades de aprendizaje remoto”. 

Todas las aplicaciones de Internet pueden integrarse en un único entorno de trabajo pero, de acuerdo a su dimensión, podemos distinguir entre:

  • Aula virtual: Entorno telemático en página web que permite la impartición de teleformación. Normalmente, en un aula virtual, el alumnado tiene acceso al programa del curso, a la documentación de estudio y a las actividades diseñadas por el profesor, además de poder utilizar herramientas de interacción como foros de discusión, charlas en directo y correo electrónico.
  • Campus virtual: Aplicación telemática en entorno web que permite la interrelación entre todos los componentes de la Comunidad Educativa de una universidad, virtual o no. Muchas universidades presenciales poseen campus virtuales que permiten al alumnado acceder a fondos bibliográficos, solicitar información de secretaría, participar en foros de discusión, dirigirse a profesores o a la propia institución, descargar materiales, o cualquier otro servicio concebido dentro del campus virtual.
  • Universidad virtual: Universidad que desarrolla ofrece todos sus servicios a través de Internet. Es decir, el alumnado se puede matricular a distancia, y mediante teleformación puede cursar sus estudios y estar en contacto con profesores y compañeros.

Comentarios

Añadir comentarios en este artículo.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.