· 32714 Suscriptores · 768 Usuarios Conectados
RSE
RSS
Búsqueda

Noticias

RRHH: España es el país en el que más se reduce el riesgo de pobreza tras la jubilación

27/02/2018 - El Confidencial
Visitas: 760

Después de meses de manifestaciones por España, los jubilados consiguieron hacerse oír el pasado miércoles. Lo lograron gracias a una manifestación en Madrid en la que pudieron superar el cordón policial y llegar hasta las puertas del Congreso, algo que ni los jóvenes del 15M habían conseguido. Esto demuestra hasta qué punto ha llegado la tensión a las calles. El malestar de los mayores por la pérdida de poder adquisitivo y el temor de los jóvenes por el futuro de las pensiones ha creado el caldo de cultivo idóneo para los mensajes alarmistas que tanto calan en la sociedad. 

Los números, sin embargo, muestran que el sistema de pensiones ha permitido reducir los niveles de pobreza entre los jubilados, mientras se disparaban entre los trabajadores. España es el país desarrollado en el que hay más diferencia entre el riesgo de pobreza de los jóvenes y los mayores. Esto muestra que, tras la jubilación, la protección social garantiza que los niveles de pobreza caen a mínimos, situándose en línea con los países con mejores sistemas de protección, como Finlandia, Francia o Noruega.

Esto significa que el gran agujero del estado del bienestar en España está en las personas en edad de trabajar, no en los mayores. Estos están mejor protegidos gracias al sistema público de pensiones, al menos de momento. Tras la jubilación, el riesgo de pobreza se reduce en diez puntos porcentuales, el mayor descenso de todos los países de la OCDE. Por el contrario, en otros países el riesgo de pobreza de los mayores es superior, lo que evidencia una notable pérdida de ingresos de los mayores cuando dejan de trabajar.En España, el porcentaje de personas en riesgo de pobreza (entendido como las personas cuya renta es inferior al 50% de los ingresos medios de los hogares del país) en España es del 15,3%. Se trata de una de las tasas más altas de la OCDE y la tercera mayor de la Unión Europea, solo por debajo de Lituania, donde alcanza el 16,2% y de Estonia, con un 15,5%.

[Las pensiones acorralan al Gobierno]

En el caso de los mayores de 66 años, el riesgo de pobreza en España se reduce hasta el 5,4%. Esto significa que a partir de la jubilación, los niveles de pobreza disminuyen a apenas un tercio. Esta es la mayor caída en el riesgo de pobreza de todos los países de la OCDE, lo que muestra hasta qué punto el sistema de protección de la Seguridad Social ha funcionado para los pensionistas.

Los niveles de pobreza relativa de los mayores españoles se sitúan entre los más bajos de los países desarrollados

Los niveles de pobreza relativa de los mayores españoles se sitúan entre los más bajos de los países desarrollados. El mejor dato de todos es el de Dinamarca, uno de los países del mundo con un estado del bienestar más avanzado. Su riesgo de pobreza para los jubilados es del 3,2%, esto es, apenas dos puntos mejor que España.

Los mayores españoles tienen menor riesgo de pobreza que los de Irlanda, donde la tasa de pobreza relativa alcanza el 6,8%; Austria, donde sube al 8,8%; o Alemania, donde alcanza el 9,5%, casi el doble que en España. Estos datos de la OCDE muestran cómo España ha realizado un esfuerzo para mantener la renta de los jubilados a pesar de que fue uno de los países más castigados por la crisis. Eso sí, lo hizo gracias al Fondo de Reserva de la Seguridad Social, popularmente conocido como la 'hucha de las pensiones'. El déficit se cubrió con ahorro mientras fue suficiente, ahora que la 'hucha' está casi vacía, el Gobierno ha decidido endeudar al Sistema en lugar de solucionar el problema actual.

Jubilarse en España

España es uno de los países más generosos del mundo en cuanto a las pensiones que paga a sus jubilados. Los bajos niveles de pobreza entre los mayores muestran que el sistema de pensiones no adolece de un problema de suficiencia, pero el déficit muestra que hay un grave problema de sostenibilidad

Los trabajadores que se jubilaron en febrero tuvieron una pensión media de 1.362,68 euros mensuales y en el caso del Régimen General (en el que están casi todos los asalariados, que es la mayoría de los ocupados), alcanzó los 1.482,21 euros. Esto significa que la Seguridad Social garantiza a los nuevos jubilados que casi van a mantener su mismo nivel de vida cuando se retiren. La pensión media del Régimen General está ya muy cerca del salario medio, que en 2015 (último año disponible) se situó en 1.650,45 euros al mes (en 14 pagas, como las pensiones).

Si además se tiene en cuenta que los nuevos empleos que se han creado en 2016 y 2017 son precarios y que apenas ha habido subida de salarios de los trabajadores contratados, lo lógico es pensar que el salario medio ha seguido cayendo en este periodo. Esto significa que la pensión media de los nuevos jubilados está cada vez más cerca de los salarios de los trabajadores.

La pensión media durante la crisis no ha dejado de crecer, por las subidas pírricas anuales y porque los nuevos jubilados entran con prestaciones que son cada vez mayores. El resultado es que en el año 2008 la pensión media equivalía al 76% del salario medio y en 2015 había subido hasta el 88%. Teniendo en cuenta la tendencia de incremento de las pensiones y la caída del salario medio, es factible que actualmente la pensión media suponga el 90% del salario medio o más.

España es uno de los países del mundo más generoso con las nuevas pensiones. Según el último 'Ageing Report', estudio que hace la Comisión Europea sobre los sistemas de pensiones, España tenía en 2013 la tasa de sustitución más alta de toda la Unión. La tasa de sustitución es el porcentaje del salario que conserva un trabajador cuando se jubila. En el año 2013 España garantizaba en torno al 82% del salario a los nuevos jubilados solo con la pensión pública. Ningún país de Europa paga pensiones tan generosas con su sistema contributivo, lo que muestra hasta qué punto el sistema de Seguridad Social ha funcionado durante la crisis. Países como Finlandia, Bélgica o Alemania, con un estado del bienestar muy desarrollado, pagan menos de un 40%.

Los datos globales muestran que el sistema contributivo de pensiones tiene pocos problemas de suficiencia (cuestión distinta son los complementos a mínimos, esto es, la pensión que se paga por generosidad a las personas que no han cotizado lo suficiente para tener una prestación contributiva). El problema que tiene el Sistema es que no genera los ingresos suficientes para cubrir todo este gasto público. Hasta 2017 el Gobierno tiró de la 'hucha de las pensiones' sin tomar ninguna decisión efectiva en el corto plazo, pero ahora que se ha vaciado (en términos netos), la Seguridad Social vuelve a acumular deuda.

Las reformas del sistema de pensiones de 2011 y 2013 introdujeron cambios para contener el aumento del gasto en las pensiones. El objetivo es que el PIB nominal crezca más rápido y, de esta forma, hacer que el peso de las prestaciones sobre el total de la economía fuese cada vez menor. Así se introdujeron novedades como el aumento del número de años para el cálculo de la pensión, el índice de revalorización de las pensiones o el factor de sostenibilidad, que empezará a funcionar en 2019. Sin embargo, para evitar un recorte brusco de las prestaciones, estas medidas son muy progresivas y solo se percibirá su impacto (en términos de gasto sobre PIB) en el largo plazo.

Esto significa que el problema de la solvencia del Sistema, que hoy es apremiante, se terminará solucionando y trasladará la incógnita a la suficiencia. Todo el ajuste planteado en la última reforma se realiza por la vía del gasto, lo que significa que son las futuras pensiones las que están en peligro, y no tanto las actuales. Por ejemplo, la tasa de sustitución se hundirá del 82% de 2013 al 45% en 2060. Esto significa que, tal y como está planteado el sistema de pensiones, los trabajadores que se jubilen en unas décadas perderán más de la mitad de sus ingresos. A pesar de este recorte, España seguirá estando entre los países con pensiones públicas más generosas, pero no evitará una pérdida de poder adquisitivo brusca tras la jubilación. 

La opción alternativa para evitar que todo el problema de la solvencia se vaya a la suficiencia es dotar de más recursos a la Seguridad Social, ya sea subiendo las cotizaciones, profundizando en la separación de fuentes (que los gastos que no sean estrictamente el pago de pensiones se sostenga con los Presupuestos Generales del Estado), o realizando transferencias del Estado para elevar sus ingresos. El resultado de todo ello sería aumentar la presión fiscal sobre los trabajadores, por lo que ninguna solución saldrá gratis. Sería entonces el momento de replantearse qué solidaridad intergeneracional quiere el país.

Comentarios

Añadir comentarios en esta noticia.
Para participar en los comentarios deber logearse o crearse una cuenta de usuario.
Login
email
clave
Grupo RHM de Comunicación
rrhhmagazine.com - Recursos Humanos
canalrrhh.com - Videos de RRHH
postgradum.com - Masters RRHH
empresaformacion.com - Formación Subvencionada
guiarrhh.com - Directorio RRHH
red social latina - Redes Sociales RRHH
Grupo RHM
evaluacionesrh.com - Software RRHH
quienesquienrh.com - Directores de RRHH
RaúlPírizWordpress.com - Blog Recursos Humanos
rhmediciones.com - Libros Recursos Humanos
red social española - Redes Sociales RRHH
Quiénes somosColaboradoresQué ofrecemosAviso LegalContactar
©Copyright rrhhMagazine Atención al cliente: Tfno.: 902 366 132 • Lunes a Viernes de 8 a 15h.